cloro-bromo

En cuanto a desinfección se refiere, existen dos productos imprescindibles en el hogar de todo amante de piscina, el cloro y el bromo. Ambos son excelentes agentes desinfectantes.

Tradicionalmente el cloro ha sido el producto más usado y conocido en el mundo de las piscinas, quedando el bromo en segundo plano y más enfocado al uso en spas. Sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que el bromo también puede usarse para piscinas.

Ventajas del bromo

El bromo para piscinas no desprende olores desagradables, no irrita la piel ni los ojos y no afecta a los textiles.

Es mucho más efectivo que el cloro cuando los niveles de pH aumentan. Si el pH del agua aumenta más allá de 7.4 la efectividad del cloro disminuye, mientras que el bromo puede aguantar con un pH de hasta 7.8.

El bromo está más indicado en piscinas cubiertas o spas, ya que la temperatura del agua siempre tiende a ser superior. Este producto se mantiene estable a altas temperaturas, conservando su efectividad hasta 40ºC, por lo que tiene mayor efectividad que el cloro. En este caso te aconsejamos que utilices SERBROM PS.

Por último, los residuos que deja cuando se combina con otros componentes del agua, las bromaminas, son menos agresivos y producen menos irritación que el cloro.

Ventajas del cloro

Una de las ventajas más importantes es el precio, el cloro tiene un precio mucho más económico.

El cloro para piscinas es desinfectante y también oxidante, mientras que el bromo solo tiene capacidad de desinfección.

Este desinfectante tiene una efectividad más elevada ante los rayos ultravioleta, ya que contiene estabilizadores químicos. En el caso del bromo puede agotarse antes su efecto si le da luz solar directa, ya que no cuenta con estabilizadores Por este motivo, te aconsejamos que utilices cloro para tu piscina de exterior.

En SERVYPOOL tenemos una amplia gama de cloro, SERCLOR, elige tu formato perfecto y disfruta de una piscina limpia y transparente toda la temporada.

Añadir al carro